24 mayo 2008


No se que cagada me mandé y desapareció el post del día 24 , imagen y texto, ¿que boludéz habré hecho?,como diría Feinmann el filosofo K... Mejor... un rastro menos.
Hoy 25, me vienen todos los recuerdos de un yo chico, esperando el Billiquen, con la tapa del Cabildo, tan extraño para los que no eramos porteños ni habíamos visitado nunca la Capital. Porque si hay fiesta porteña es esta. Y no hablo del desfile de esa época de mi yo chico, sin murgas, pero con militares y con nos los escolares de pantalon corto bajo el delantal blanco y la escarapela con la figurita de Perón y la Eva en laton enlozado y que mi madre tiraba al llegar para que no la viera mi viejo socialista...
Pero sobre todo, ese Cabildo extraño, tan dificil de dibujar, con todas esas curvas que solamente de frente y gracias al compás, podíamos repetir. Pero en perspectiva (sin las plantillas que después descubriríamos gracias a la arquitectura, minga). Por suerte llegaba la revistita y gracias al carbónico amarillo, por que además éramos sucios y desprolijos, podíamos cumplir con "la carátula del mes de mayo". La terminabamos como fuera, pero a color y le poníanos una horrible cinta argentina alrededor y unas letras góticas con la pluma idem. Después a tomar la leche mientras la vieja con la goma blanda trataba de emprolijar nuestro capolaboro. Mientras le dabamos al pan con manteca y azucar, por lo bajo puteabamos, bien por lo bajo pensando que ya se venía en unos días la "casita de Tucumán" con sus putas columnas salomónicas...y todavía no existía ni Anteojito ni Genios para tener una opción...¿Que haran ahora, eligiran entre la escarapela sojera de De Angelis o los planes de ayuda inexistentes de Kristina ?
alejandro.

4 Comentarios:

Blogger niñacriolla dice...

buenísimo! cuántas camadas formó el billiken. nada me traumaba tanto como las columnas de la casita tucumana, al cabildo le tomé la mano rápido y me gustaba hacerlo.

12:04 p. m.  
Blogger AL-JAZERRA dice...

Niña,
en mi primer niñez, El Billiken, venía, con una latita de pomada,con la que se tranferian los dibujos como la casita o el cabildo, (se llamaba Transfer) (después descubrimos que era un disolvente gráfico),el dibujo salía al revez, cuando le pasabamos por atrás una cuchara y finalmente lo pintabamos con lapices de colores.Era nuestra modernidad.

8:03 a. m.  
Blogger Fideos con manteca dice...

bellísimo.

5:36 a. m.  
Blogger AL-JAZERRA dice...

Gracias por pasar Don fideos, saludos alejandro,(muy bueno lo suyo)

8:03 p. m.  

Publicar un comentario

Links a este post:

Crear un vínculo

<< Home