10 noviembre 2010


Tomo el cuarto o quinto guisqui,
miro los papeles libros y la notbuc metalizada con su resplandor que me atrae como las sirenas a Ulises. Buscando entre distintos recuerdos, mios y ajenos encuentro "data" sobre un personaje que me cae muy pesado (-como dice el Cholo, un gomía del barrio-). Lo vi ultimamente en un programa del canal estatal, lloricón, compungido-amanerado y realizando una autocrítica a la manera de los jovenes stalinistas arrepentidos antes de marchar al gulag. El hielo se derretía a toda velocidad (el del soba no el del gulag), cuando en una página magicamente aparece una nota de la revista Mercado, revista que creo que no figuraba en su curriculum ( el último, el fresco,) la nota (nota de color) del "arrepentido" sobre sus correrías en los 81 pesados del post-plomo o todavia algo. Era sobre el "Barbaro" de Noé (lo digo por el boliche y no por su pintura), y De La Vega, pero hecha a Claudio Fernandez un socio capitalista que era el que atendía el mostrador y administraba nuestras deudas (todavia se fiaba el licor). En esos fragmentos de un texto de la nota casi gastronómica, del año 81 de la revista Mercado : Cuenta Claudio, uno de los socios (dixit):
"Hace unos años organizamos un certamen literario. Fue un hecho inusual para un bar. El jurado era serio —Eduardo Gudiño Kieffer y Rubén Tizziani—
Claudio Fernández es feliz con su "Bárbaro". Tan feliz como para enviar una botella de champagne a la mesa donde acaban de sentarse la productora de modas Beatriz Trento y la periodista Diana Castelar,
En una ciudad que se lamenta de haber ido perdiendo aquel estilo moroso y cálido de las sobremesas, aquellos lugares donde la gente se encontraba para hablar sobre el mundo, lo que logró crear Claudio Fernández es valioso. Después de todo, no es nada raro si no fuese porque escasea: es el gusto por la vida."O.B. ¡Perder el estilo moroso y las sobremesas en el 81!!!...Bueno,después de todo solo es una nota de color más.
Pero en esas pocas lineas se cruzaron amores, traiciones, triangulos amorosos etc. El autor de la nota "Orlando 678", Beatriz Trento, la esposa en ese entonces y madre de los hijos de Eduardo Gudiño Kieffer y después la mujer de Orlando. Fisicamente los dos "hombres" muy parecidos, los dos escritores, pero uno de ellos famoso,casi un best seller, muy de la corte de "Manucho" y de ese mundillo tan "La Nación Cultural de los domingos", esa tierra de Shaw, Battistesa el "monito" Villordo etc.
Orlando, enamorado de Beatriz- Eduardo, de Eduardo que es su espejo exitoso. Orlando que termina quedándose con Beatriz a la que uno u otro le dá lo mismo...Años mas tarde Orlando en la sección Letras de "Ambito" que no recuerdo si adjunta a su curriculum fresco trabaja junto a Maximo su jefe. Orlando cada vez mas mimetizado en su alter-ego exitoso. De las pocas experiencias éditas, su fracasado encuentro entre Borges y Sábato. En la redacción del diario comercial las cargadas anónimas (atribuidas) al gordo Z. que cuenta los chismes directos de Borges sobre el mal encuentro con don Sótano, los chusmerios de algunos como RG sobre su parecido físico y "espiritual" con Eduardo... y su pareja actual : Beatriz. No es mucho más por lo que se recuerda (ahora es recordaba ),en el diario, de su corto paso...pero ahora sus lamentos, sus gimoteantes contricciones K en la televisión pública haciendo autocritica de su pasado político que enmierda mas su curriculum fresco que a esta altura parece mas un diario de colegiala de la UES. Se termina mi licor ya sin hielo y alcanzó a leer una frase del finadito Gudiño que en un librito ilustrado por su amigo Edgardo Gimenez, con un personaje muy de los 70 "La Kokah " preocupada por la salud publica hace pedir al personaje en un punto 3 :
" Creación de Puestos Sanitarios Permanentes para curación de hemorroides de homosexuales pasivos."
Pienso de nuevo en "Six degrees of separation",pero ya esto es demasiado y la botella esta vacia y me cago en el puto Kevin Bacon y la puta peluca de Manucho que crece y crece con su olor a gato del taller de la grabadora... Y cuento : Orlando,Claudio, Guidiño, el gordo Z, el cieguito, RG, Edgardo, Manucho, la grabadora, no conocí únicamente a Beatriz...
alejandro

3 Comentarios:

Blogger raulsibechi dice...

Hola Al,
No me diga que ahora ve esos programas,menos mal que por su edad se que no se va a poder afiliar a la Cámpora.
¡Que épocas aquellas de Bárbaro, donde Macció, el oso Smoje, Tomás Abal y toda la cría tomaban champang y gritaban que todo estaba terminado!
De don Barone no me acuerdo, solo por el mal libro de las charlas Un abrazo desde las sierras,
Ahhhh que buena estaba la Diana Castelar.una papa.
Raúl.

12:21 p. m.  
Blogger alberto del campo dice...

Estimado Señor Perez Becerra,
es una alegria reencontrarlo,yo abandoné mi blog por problemas de familia, viajes, el campo. Me agrada siempre leer lo suyo,y aunque a veces no entiendo sus códigos, sus historias estan bien estructuradas. Conocí bastante al señor Guidiño era de estos pago. Lo conocí cuando éramos ambos jóvenes, pero por idiosincracia no fuimos amigos.Bueno lo saludo y espero seguir leyendo sus notas,
atentamente
dr. Alberto del Campo.

2:44 p. m.  
Blogger karla dice...

Becerra,
Me acuerdo de una revista de cultura;"El Mirador", por ende poco conocida, casi clandestina, que yo leía en los años 90, y que provocó la ruina de su editor después de diez números de lujo.
Allí escribían una comitiva de amigos, parecida a esos grupos mexicanos tan disparatados como fabulosos que menta Roberto Bolaño en Los detectives salvajes. Un gang literario en el que, además de Borghello, estaban Juan José Hernández, María Angélica Bosco, Eduardo Gudiño Kiefer, Orlando Barone (a quien me une el arte y me separa el kirchnerismo), Luis Alberto Romero, Julio Costa y María Esther Vázquez. ¿ O sea que siguieron siendo amigos? ¿Sería por agradecimiento?
Un beso muy grande (de amigos)
karla

5:35 p. m.  

Publicar un comentario

Links a este post:

Crear un vínculo

<< Home