06 agosto 2009


"Tal vez sea el hombre el único animal infantil y el único que conserva la memoria de sus padres, el que de su mente nunca podrá sacudir los sobrenombres y leyes inculcados en su infancia (esa edad de antigua y extratemporal carencia de juventud) educada no tanto para robustecerle y formarle para un estado superior adulto en que no tendrá necesidad de progenitores ni membranza de sus primeros pasos ni afecto ni obediencia a sus mentores en el olvido salvaje de un cuerpo en disposición de lucha con su tiempo, cuanto para pignorar una parte suya con el sentimiento de debilidad que le hará acreedor eterno de una mano protectora.

El orden actúa siempre con reciprocidad y devuelve, enguantado en su inocente pasividad, el golpe mortal que sella la muerte del prójimo. Los muertos atraen la muerte, simplifican la comedia, arrumban los papeles y sepultan los disfraces en los roperos. Poco a poco van reduciendo al actor a un único personaje, un tanto lelo, carente de comparsas, que en los prolegómenos de su postrer soliloquio ya no acierta a distinguir entre bastidores, escena y tribuna y al que el público, habiendo olvidado sus antiguos registros, sólo aplaude en la sarta de chistes que está dispuesto a escuchar y con los que la estupidez acostumbra a cerrar la carrera de la gloria.

(...)

Entre sus obras fracasadas el hombre distingue bien entre las que ha dejado a medio camino, inconclusas por cualquier obstáculo interpuesto en el camino de su elaboración, y aquellas otras que llevadas hasta el final distan mucho de satisfacerle. Cualquiera que sea la causa que las aborta, las primeras apenas arrojan sombra cuando se siente íntegro el poder de terminarlas, pero aquellas otras no tienen enmienda porque nunca manifiestan la causa de su mal y, lejos de provocar el olvido o la indiferencia respecto de ellas, mantienen su daño en activo, lacerante testimonio de la venganza e insubordinación del misterio creador que sólo el incauto cree dominar a su antojo".
'Saúl ante Samuel'
Juan Benet.
Debolsillo. Esp.

Etiquetas:

2 Comentarios:

Blogger raulsibechi dice...

Veo que sigue filosófico-literário y dark,
saludos
raúl.
vengase por las sierras, unos vinos, unos tecitos y a la mierda la depre.

11:46 a. m.  
Blogger esmeralda m. dice...

Leí ese libro en mi período español de los años 8o, pero aca me parece que hay algún problema de transcripción.
Un beso
esmeralda m.

12:46 p. m.  

Publicar un comentario

Links a este post:

Crear un vínculo

<< Home